martes, 3 de enero de 2012

Los musulmanes no se integran y se aprovechan de nuestros logros sociales

De nuevo estamos  en el eterno problema de la integracion de los inmigrantes musulmanes dentro de nuestra sociedad, tienen todas las facilidades  para poder compartir e integrarse en nuestra cultura, nadie les pide que pierdan su identidad, ni en lo religioso ni en lo cultural, ni siquiera en sus constumbres, lo que se les pide es que acaten normas establecidas en nuestro pais como cualquier ciudadano español y que contribuyan al estado de bienestar que tantos años nos ha costado ganar. Sin embargo vienen a nuestro pais y utilizan todos nuestros beneficios sociales,(sanidad, cultura y ayudas sociales )se les provee de ropa,,de libros de texto y otros menesteres y sin embargo luego nos insultan y desprecian, hay todos los dias cientos de casos de agresion en nuestros pueblos y ciudades, delinquen y roban con total impunidad mordiendo asi la mano que les ayuda. La comunidad marroquí residente en Cataluña cree que está siendo discriminada en relación con la catalana de origen y dice estar dispuesta a dar batalla legal para que se les  reconozcan sus derechos civiles,  la citada plataforma nace como respuesta a los recortes en las ayudas sociales y al incremento del paro dentro del colectivo marroquí. Preguntado el portavoz de la Plataforma de afectados por los recortes en el Pirmi y el paro si no consideraba excesivo plantear exigencias tan exclusivas frente a las duras restricciones laborales y sanitarias que sufren los trabajadores catalanes del sector público y otros colectivos autóctonos, su respuesta fue: Nosotros defendemos nuestros derechos y que cada uno defienda el suyo. la pregunta es obvia ¿ por que no exigen en rabat sus derechos con el mismo ansia que aqui en España? ya.... tambien conocemos la respuesta, se les conceden terrenos para edificar sus mezqutas e incluso se les financia parte de la obra con el dinero de todos los Españoles, mientras ellos delinquen y amedrentan a nuestros ciudadanos.
 Otro suceso insólito que prueba la imposibilidad metafísica de que los musulmanes puedan integrarse en otro modelo de vida que no sea el salvaje propio es el siguiente Nassim Mimoune, un musulmán de 24 años residente en París, ha sido condenado a seis meses de prisión tras agredir a la facultativa que asistía a su esposa en un parto. El salvaje dijo que se dejó llevar por la ira cuando una asistente sanitaria pretendió quitarle el burka a su mujer para que pudiera dar a luz en un hospital de Marsella. El agresor fue arrestado y acusado de un delito de asalto con violencia. Mientras, la mujer pudo dar a luz a su bebé, que nació en perfecto estado. Es la paradójica diferencia entre el ideal de Occidente en defensa de la Vida y el de estos fanáticos asesinos siempre en permanente roce con la destrucción. Aunque se trate de la de sus propias mujeres e hijos. Y esto sucede a diario en nuestra sociedad hay de una vez  que determinar que clase de inmigrantes estamos aceptando y ponerles claro que pueden venir pero aceptando las normas de convivencia elementales del pais que les acoge,  sino que se vuelvan por donde han venido, pero ademas sin contemplaciones. Encima como ya he dicho amenazan nuestra integridad fisica y se permiten el lujo de insultar a nuestros politicos, hay un individuo lider de la junta islamica de Cataluña que en marzo se permitio insultar a nuestro presidente de entonces Sr.Rodriguez Zapatero, yo espero que sea juzgado y que se tomen en cuenta estas amenazas por parte de la fiscalia, este individuo en cuestion se llama Abdennur Prado, pero lean lo que escribe Alfonso Ussia sobre el, en marzo del 2011.
Es de esperar que el señor presidente de la Junta Islámica en Cataluña haya sido invitado, muy amablemente por supuesto, a declarar ante el juez. No por nada especial, sino por su cariñosa amenaza al presidente del Gobierno de España publicada en la «Web Islam» el pasado miércoles 23 de marzo. Don Abdennur Prado, que así se llama el sujeto, no ha sido excesivamente sutil en su escrito. Se muestra descontento con la participación de España en la guerra de Libia, y le ha advertido, más bien adelantado, a Zapatero de que «tendrá su 11-M».
Es de esperar que el Ministerio del Interior, el Fiscal y el juez hayan preguntado a don Abdennur Prado si ha ido de farol o tiene la convicción de que el atentado se va a producir. En tal caso, sería conveniente preguntarle, siempre que don Abdennur no se sienta incomodado, si conoce los planes, la identidad de los miembros de los comandos, y la fecha elegida para proceder a la masacre terrorista por su civilización aliada. No es por nada, pero siempre es mejor prevenir que curar, y con esta gente tan encantadora y nada fundamentalista, cualquier prevención es poca.
Aun tratándose de una fanfarronada, el escrito del simpático don Abdennur Prado, contiene una clara amenaza terrorista contra la ciudadanía con el presidente del Gobierno de España como excusa. Y mucho me temo, que una amenaza de esa índole, con base o sin ella, puede ser interpretada como un delito en nuestro Código Penal.
Con personas como don Abdennur hay que tener mucho cuidado. Se hace caso omiso a lo que dice y escribe, y el día menos pensado nos demuestra que tenía unos duples en sus manos y que de farol, nada. Lo malo es que esas demostraciones se certifican contando muertos y hospitalizando a los heridos. Don Abdennur nos tiene que explicar muchas cosas, mientras los ciudadanos nos intentamos explicar también cómo sujetos como don Abdennur pueden pasear por la calle con libertad y respeto. Porque ante una amenaza de semejante calibre, de no tener complejos aterrorizados ante los islamistas extremos, lo que habría que hacer con Abdennur, después de pasar por el despacho del juez, es ponerlo de patitas en Libia, en Siria, en Yemen o en Arabia Saudí, para que así se relacione con más facilidad con nuestros aliados de las civilizaciones, sector Al Qaeda, con el que se supone que don Abdennur intercambia algún tipo de información, a no ser que don Abdennur Prado sostenga sus amenazas en su inteligente intuición, el pálpito, eso que Plinio, el gran personaje de Francisco García Pavón, sentía cuando se acercaba al final de una investigación criminal.
Entiendo que con esta Junta Islámica hay que tener prudencia y mimo. Toda la furia y el desprecio oficial hacia los malvados cristianos que rezan y ponen la otra mejilla se transforma en comprensión y acojonamiento multicultural cuando los islamistas andan de por medio. Por ello no pido que la Policía lleve esposado al líder islámico en Cataluña ante el juez. Se puede hacer pupa en las muñecas. Hay esposas o grillos que hacen muchísima pupa. No pido, que en espera de que el juez lo reciba, sea encerrado en un calabozo. Nada de eso. Que aguarde en un salón confortable y bien alfombrado. ¿En qué cabeza cabe que un líder islámico radical sufra semejante humillación? Pero ya que ha amenazado al presidente del Gobierno con un atentado como el del 11 de marzo de 2004, que al menos el señor juez, con mucha cortesía, pueda formularle la siguiente pregunta. «¿Lo suyo va en serio o en broma?». Sin molestar ni ofender, claro está.
 Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios.